sábado, 15 de abril de 2017

FRENTE A LA MEDIUMNIDAD

********************

Desvirtuar todo concepto que tienda a considerar a la mediumnidad, al médium o a las hechos mediumnicos como extraordinarios o místicos.

La comunicación mediumnica es una manifestación natural y el médium es un ser humano como cualquier otro.

***
Convencerse de que el ejercicio natural de la mediumnidad no exime al médium de la obligación de vivir una profesión honesta en la sociedad de la que forma parte.

No puede haber asistencia digna donde no hay deber dignamente cumplido.

***
Precaverse contra los pedidos inadecuados relacionados con la mediumnidad.

Los médiums son compañeros comunes que deben vivir normalmente las experiencias y las pruebas que les corresponden.

***
Por ninguna razón elogiar al mediador por los resultados obtenidos a través de él, recordando que es siempre preferible agradecer que lisonjear.

Para nosotros, todo el bien puro y noble procede de Jesús.

***
Aún mismo apremiado por grandes dificultades, colocar el ejercicio de la mediumnidad por encima de los eventos efímeros y limitados que afectan constantemente el panorama social y religioso de la Tierra.

La mediumnidad nunca será talento para ser enterrado en el suelo del comodismo.

***
Conversar sobre fenómenos mediúmnicos y principios espiritas sólo en ambientes capaces de comprenderlos.

Hay terrenos que aún no están preparados para la siembra.

***
Proseguir sin vacilaciones en el consuelo y esclarecimiento de las almas, olvidando las espinas y las piedras del pago humano, para conquistar la luz de la inmortalidad que fulgura en las cimas de la Vida.

Desarrollarse alguien mediumnicamente en bien del prójimo, es ascender en espiritualidad.

***



AMOR FRATERNAL

viernes, 14 de abril de 2017

FRENTE A LA ORACIÓN

******************

Pronunciar la oración inicial y la de cierre de las reuniones doctrinarias, facilitando, de tal manera, la sintonía con los Benefactores Superiores.

La oración religa(1) a los Espíritus.

***
Cuando fuere posible, abandonar las fórmulas de recitación y la pronunciación mecánica de las "oraciones leídas", y vivir, preferentemente, las expresiones creadas de improviso, emotivamente, exaltando la propia fe.

Hay diferencia fundamental entre orar y declamar(2).

***
Abstenerse de repetir en voz alta las preces(3) que son proferidas por otros amigos en las reuniones doctrinarias.

La oración, por encima de todo, es sentimiento.

***
Prevenirse contra la afectación y el exhibicionismo al pronunciar esta o aquella oración, adoptando concisión y espontaneidad en todas ellas, a efectos de que no sean vehículos o intentos de apariencia.

Fervor en el alma, luz en la oración.

***
En nuestras manifestaciones de fe, recordar a todos aquellos a quienes hayamos afectado o herido, aún mismo inconscientemente, rogándoles, en silencio y a la distancia, el necesario perdón de nuestras faltas.

Los resultados de la oración, como los resultados del amor, son ilimitados.

***
Abolir los pedidos incesantes en beneficio de nosotros mismos, centralizando nuestro pensamiento por la intercesión en favor de los menos felices.

Quien ora en favor de los demás, se ayuda a sí mismo.

***
Controlar la modulación de la voz en las oraciones públicas, huyendo de lo teatral y convencional.

El sentimiento es todo.

***
"Vigilad y orad, para que no entréis en tentación" - Jesús
MATEO, 26:41


(1) Religa: Une. Volver a atar.
(2) Declamar: Hablar con el fin de ejercitarse en las reglas de la retórica, casi siempre sobre asunto fingido o supuesto.
(3) Preces: Ruegos, súplicas.


AMOR FRATERNAL